Justwotravel
Asia Hoi An Vietnam

Hoi An: el encanto vietnamita

Ha llegado la última parada de nuestro viaje por Vietnam, el punto y final de esta maravillosa aventura vietnamita. Por delante nos quedan las últimas jornadas por este gran país que tanto nos ha dado y que todavía nos dará. No os perdáis nuestro paso por Hoi An, la que llaman coloquialmente la ciudad de las linternas, una tierra de luces llena de magia y encanto vietnamita. Os contamos qué ver en Hoi An en dos días.

Hoi An es la ciudad más al sur que visitamos en todo nuestro recorrido, os recordamos la ruta completa en Viaje a Vietnam, 10 días por libre. Desde el primer momento que empezamos a diseñar este viaje, tuvimos claro que íbamos a parar en esta ciudad de la que todo el mundo habla maravillas y ahora ya sabemos porqué. Así que os animamos a todos los que vayáis a Vietnam a hacer parada aquí, porque un par de días en Hoi An son ideales.

Al estar tan al sur y tan lejos del resto de puntos que visitamos, para llegar hasta Hoi An obtamos por coger un vuelo hasta Da Nang directo desde Hanoi. Recordad que la parada anterior la hicimos en Ninh Binh y desde allí regresamos a la capital para coger un avión. Un vuelo de poco más de 1 hora separa Hanoi de la gran ciudad de Da Nang, el aeropuerto más cercano para llegar a Hoi An. Podríamos haber hecho parada en Da Nang, pero por falta de tiempo lo descartamos y fuimos directos a Hoi An. Llegamos ya de noche y en el aeropuerto nos esperaba un coche que contratamos directamente a través de nuestro hotel, que nos llevó directos a nuestro alojamiento. Sabemos que hay varias alternativas para llegar hasta Hoi An desde Da Nang, pero al llegar con un vuelo con varias horas de retraso y de noche, descartamos todas las opciones y nos quedamos con la más cómoda para nosotros. El precio del servicio de coche privado para recogernos y llevarnos al aeropuerto de Da Nang (ida y vuelta), fue un total de 660.000 VND (unos 24€).

Nuestras 3 noches en la ciudad de Hoi An las hicimos en el hotel Vinh Hunh Emerald Resort, tenéis todos los detalles en Alojamientos en Vietnam. Tras el check in y dejar las cosas en nuestra habitación, nos fuimos directos a descubrir la belleza de este lugar. A dos calles de nuestro alojamiento está el mercadillo de noche de Hoi An, toda una calle llena de puestecitos dónde venden de todo, desde ropa, complementos, comida callejera, y hasta sus más característicos farolillos. Si un punto de la ciudad es imprescindible visitarlo de noche, es este. Así que empezamos viendo la magia de esta ciudad bajo la luz de la luna, uno de sus mayores encantos.

Como era tarde y estábamos muertos de hambre, buscamos un restaurante de los que teníamos en nuestra lista de recomendados para cenar. Mango Mango Restaurant fue el lugar que elegimos para disfrutar de nuestra primera cena en Hoi An. Un restaurante muy conocido de un chef vietnamita de prestigio. Hace esquina con la calle del night market y la calle de en frente del río, y desde la barra exterior en la que cenamos pudimos observar y divertirnos con el ambientazo callejero que había. Cenamos de lujo, ¡todo buenísimo! A partir de las 22:00h los puestecitos empiezan a retirarse, y poco a poco se van vaciando las calles y todo el mundo se va a la cama pronto. Nosotros hicimos lo mismo, ya que solo tenemos un día completo para descubrir este lugar y como bien sabéis nos gusta aprovechar el tiempo.

Suena el despertador, ducha y desayuno, que nos lo tomamos en el buffet del hotel con vistas a la maravillosa piscina. ¿Cómo vamos a recorrer esta ciudad? Nosotros queríamos hacerlo de una de las formas más típicas: en bicicleta. Justo en frente de nuestro hotel había una tienda de una señora majísima que alquila bicicletas por solo 1$, ¡no me digáis que no es baratísimo! Ni regateamos, no merecía la pena. Y subidos en nuestras bicicletas empezamos a pedalear con destino: ¡la playa! Hace más de dos semanas que estamos de viaje y no hemos pisado la playa. Somos isleños y teníamos mono de playa, así que decidimos acercarnos hasta las playas blancas y paradisíacas de Hoi An.


An Bang Beach

Tardamos unos 30 minutos hasta llegar a An Bang Beach. El camino fue ante todo ameno y caluroso. Así que nada más pisar la playa ni nos lo pensamos, fuimos directos al agua. ¡Alucinamos, porque estábamos solos! Una playa de arena blanca, enorme, y para nosotros solos. Sabíamos que Vietnam tenía playas bonitas, pero la verdad es que no esperábamos encontrarnos con esto. Esto es un sueño. Paseamos un rato por la playa y no pudimos resistirnos a fotografiar y a observar bien de cerca las barcas tan características de los pescadores de esta zona.

Estuvimos un rato disfrutando de la playa y nos hubiéramos quedado allí toda la mañana, pero el tiempo corre y tenemos que conocer lo más preciado de Hoi An: su casco antiguo e histórico. Así que nos despedimos de la playa, regresamos a nuestras bicicletas y ponemos rumbo al centro de la ciudad. Esta vez elegimos un camino diferente que pasa por en medio de plantaciones de arroz. Y es que no se puede entender Vietnam sin sus plantaciones verdes de arroz y aunque no es lo más conocido de esta región, también es precioso.


Mercado de Hoi An y su famoso Banh Mi

Paseando y casi sin darnos cuenta llegamos al mercado de Hoi An. Estamos realmente agotados, porque la humedad y el calor aprietan mucho. Decidimos antes de seguir, pararnos a comer y probar el Banh Mi más famoso de la ciudad. Y no somos los únicos que hemos tenido esta idea, ¡está a tope de gente!

¿Qué es el banh mi? Es una de las comidas más típicas de Vietnam, de herencia francesa, un bocadillo tipo baguette relleno de lo que quieras: carne, verduras, lechuga, huevo… En el Banh Mi Phuong la variedad es infinita y para todos los gustos. Es un sitio pequeño, pero de lo más auténtico y concurrido. Conseguimos una mesa dentro, comimos de maravilla y por tan solo 95.000 VND (3€) ¡Estos banh mi estaban riquísimos! Ahora entendemos la fama de este sitio, que por descontado os recomendamos.

Tras comer, paseamos por el mercado y sus alrededores. Callejuelas llenas de tiendecitas, puestecitos y farolillos. ¡Todo muy mono y lleno de encanto! Pero como el calor es casi insoportable, decidimos descansar un rato en el hotel y bañarnos en la piscina, para regresar y pasear de nuevo por el casco antiguo cuando el sol esté casi a punto de ponerse.

Después de este pequeño paréntesis y una buena ducha, que nos vino de maravilla para reponer fuerzas, merendamos en el hotel antes de regresar al centro. Y es que en nuestro hotel, cada tarde ofrecen en el jardín una degustación de comida típica vietnamita a todos los huéspedes. Así que nos acercamos y probamos varios platos dulces. ¡Estaba todo buenísimo!


Ruta por el casco histórico de Hoi An

Ahora sí, llega el momento de descubrir lo más preciado de Hoi An, su casco histórico que tanta fama tiene. Para recorrerlo hay que adquirir unos tickets con los que podréis acceder a un total de 5 monumentos que están incluidos en todo el recorrido por la antigua Hoi An. Podéis comprar el ticket en la oficina que hay justo en frente del puente japonés. Su precio es de 120.000 VND por persona.

Ya con nuestros tickets, sellamos el primero de los monumentos: el puente japonés, una de las imágenes más icónicas.

Sin el ticket no podréis entrar y cruzar el puente. Nos sorprendimos mucho de la cantidad de gente que había en las calles a esas horas, ¡una gran multitud! Al otro lado del puente, visitamos una de las casas típicas vietnamitas de la ciudad: Phung Hung Old House. Una vivienda de dos plantas toda de madera en su interior.

Otro de los puntos que decidimos visitar fue la Cantonse Assembly Hall y la Phuoc Kien Assembly Hall. Nos recordaron a los templos chinos que habíamos visitado en Kuala Lumpur.

Seguimos nuestros pasos por esta céntrica calle disfrutando del ambiente y de otras antiguas casas y templos de la zona. Poco a poco iba cayendo la noche y la ciudad se iba encendiendo. Lentamente sus farolillos colgantes iniciaban su magia, llenando la ciudad de luces de colores. El simple hecho de pasear por sus calles es algo precioso y único. Es lo que hace tan singular y especial a este lugar, y por lo que muchos nos acercamos hasta aquí.

Y paseando entre farolillos, nos paramos a cenar en otro de los restaurantes más recomendables de la ciudad: Morning Glory. Nos pedimos de su variada carta, los platos más típicos de la zona: white rose o rosas blancas, su nombre viene por su aspecto parecido a los pétalos de rosa. Están hechas de harina de arroz y en su interior tienen gambas. ¡Exquisito! Y también nos pedimos unos wontons con salsa típica y, como no, unos deliciosos rolls vietnamitas que no podían faltar en nuestra última cena en este país.


Night Market

La cena estuvo buenísima, así que os recomendamos visitar este restaurante en vuestra estancia en Hoi An. ¡Tomad nota porque no os defraudará! Tras esto nos perdimos entre callejuelas y farolillos, disfrutando de un paseo nocturno por esta preciosa ciudad que encima contaba con la presencia de la luna llena. Es muy bonito el ambiente que se crea de noche en los alrededores del río, lleno de embarcaciones y de lucecitas. Volvimos de nuevo al night market, ya que esta es nuestra última noche aquí y queremos aprovechar para comprar algunos recuerdos y regalitos.

Nos vamos a la cama con sensaciones contrarias: felices porque este día en Hoi An ha sido perfecto, pero tristes porque esto ya se acaba, y mañana pasaremos nuestras últimas horas en Vietnam… Y con esa misma sensación agridulce nos levantamos al día siguiente. No queremos perder el poco tiempo que nos queda en el hotel, así que después de desayunar, dejamos nuestras mochilas casi listas, y decidimos volver al casco antiguo.

Qué ver en Hoi An en dos días

Y es que esta ciudad no solo es bonita de noche, de hecho, no sé si me quedo con ella de día, porque es realmente preciosa y diferente. Es para coger cada rincón, cada puerta y cada edificio y enmarcarlo. Hacemos una pequeña parada para tomarnos un fresco y deliciso coco café en Coco Box, una cadena de cafeterías que bien merece una visita. Seguimos el paseo por la calle de delante del río y nos quedamos embelesados con las fachadas que hay en esta ciudad. ¿Puede ser bonita y estar llena de arte una simple pared?

Y si encima te encuentras con una señora mayor que vende fruta y que vive con unas cestas cargadas a sus hombros, pero que nunca pierde la sonrisa, ¡te enamoras de esta ciudad! Con lágrimas en los ojos y apurando el tiempo hasta el último minuto, decimos adiós a estas calles, a Hoi An, a Vietnam…

No podíamos haber terminado mejor nuestra aventura por Vietnam, de eso estamos convencidos. Haber pasado estos dos últimos días en Hoi An ha sido poner el broche de oro a este viaje. Ya con nuestras mochilas a cuestas pisamos el aeropuerto de Da Nang para empezar el gran viaje que nos espera de regreso a casa. Dentro de esas mochilas llevamos todo tipo de experiencias, nos vamos con millones de sonrisas, con grandes anécdotas, con paisajes únicos e increíbles, y sentimientos que jamás regresarán, pero que siempre nos acompañarán. Porque Vietnam ha sido una aventura increíble con la que llenamos otra gran página de nuestro libro viajero.


Si no queréis perderos ninguno de nuestros relatos,  suscribiros a nuestro blog. Y si sois amantes de las RSS, seguidnos en vuestra favorita o en todas: InstagramFacebook y ahora también en Twitter. ¡Y si os gustan los vídeos, no dejéis de suscribiros a nuestro canal de Youtube!

¡Estaremos encantados de compartir con vosotros nuestras aventuras y experiencias viajeras!

Y si estáis pensando en viajar, que no se os olvide contratar vuestro seguro de viaje. Nosotros siempre lo hacemos con Iati Seguros, ¡el mejor seguro para viajeros! Además si lo hacéis a través de nuestro enlace conseguiréis un 5% de descuento.

You Might Also Like...

6 Comments

  • Reply
    aoaroundtheworld
    diciembre 4, 2017 at 9:27 pm

    No podía ser de otra manera!! Me ha gustado mucho el post, de muchísima ayuda una vez más. Ya os contaremos el que cuando vayamos 😊 gracias por el post pareja, muchos besitos 😘😘

    • Reply
      justwotravel
      diciembre 8, 2017 at 1:33 pm

      Muchas gracias a ti por escribirnos siempre en todos los posts! Eso mismo, lo que tenéis que hacer es comprar unos billetes con destino Vietnam y vivir todas estas experiencias en primera persona 😊

      Muchos besos!
      Marta

  • Reply
    Bruno
    diciembre 5, 2017 at 5:06 pm

    Guapisimo….(y vaya fotos) no me canso….de decirlo…

    • Reply
      justwotravel
      diciembre 8, 2017 at 1:34 pm

      Qué bien que te haya gustado! Muchísimas gracias por leernos y escribirnos siempre! Suena a repetitivo, pero es que es así, gracias, gracias y gracias!

      Un abrazo!
      Marta

  • Reply
    Jenne
    diciembre 8, 2017 at 6:50 pm

    Excelente post! Justo acabamos de volver de pasar dos semanas en Vietnam y Hoi an fue nuestra última parada, nos quedamos enamorados y con tantas ganas de volver.

    Nosotros cenamos todas las noches en el mercado de Hoi An, Se come increíble y super barato y la gente es taaan adorable.

    Casi he llorado leyendo el post, este país nos ha hecho tan felices en solo unos días… necesitamos volver ya!

    Preciosas fotos ❤

    • Reply
      justwotravel
      diciembre 10, 2017 at 11:54 am

      Muchísimas gracias Jenne! Ya veo que vuestra experiencia en Vietnam ha sido igual de gratificante que la nuestra, nos alegramos mucho!

      Nosotros dejamos Hoi An con lágrimas en los ojos y qué bien haberte transportado por un ratito de vuelta a Vietnam. Precioso país!

      Muchas gracias por leernos y escribirnos!
      Un abrazo muy grande!
      Marta

Deja un comentario