justwotravel-blog-viajes-espanol-logotipo

Qué ver en Viena: itinerario día 2

Después de la primera jornada recorriendo las calles centrales y algunos de los edificios más importantes de Viena en Qué ver y hacer en Viena día 1; llega el momento de conocer otros sitios igual de bonitos y llenos de encanto e historia algo alejados del centro de la ciudad austríaca en sitios Qué ver en Viena día 2

Si os apetece seguir conociendo Viena con nosotros, seguid leyendo porque empezamos con sitios qué ver en Viena, día 2.

Qué ver en Viena, día 2

Empezamos la segunda jornada en Viena pronto, ya que éste es nuestro último día completo en la ciudad y queríamos aprovecharlo al máximo. Así que nos levantamos y sin desayunar, ya comeríamos algo por el camino, nos fuimos directos a nuestra primera parada de hoy: una fachada de un edificio muy original.

Viena Pass

Free Tour

Hunderwasserhan

La Casa Hunderwasserhan es la más conocida y fotografiada de toda Viena. Tiene una arquitectura, unos colores y una decoración con plantas y árboles fuera de lo normal. Friedensreich Hundertwasser fue el que diseñó esta fachada y sorprendió a todo los ciudadanos. No es de extrañar que todos los turistas que visitamos la ciudad queramos acercarnos para verla con nuestros propios ojos.

Nos sorprendió la cantidad de gente que se acerca a verla, porque a las 08:00h de la mañana ya éramos muchísimos los que estábamos en frente fotografiándola. Es chulísima, no dejéis de ir en vuestro recorrido por Viena.

Y de un punto de la ciudad, nos fuimos a otro. Recordad que la mejor forma para moverse por Viena es en transporte público, os lo contamos todo en nuestra guía de Viena en dos días.

Iglesia de San Carlos - Karlskirche

Llega el momento de conocer otra de las espectaculares e impresionantes iglesias de Viena, la Iglesia de San Carlos. Esta obra barroca impone ya desde fuera por su gran cúpula y sus enormes columnas, inspiradas en las de Trajano romanas. Verla ya solo por fuera es precioso, sobre todo por su entorno. No os perdáis el reflejo de la iglesia en la fuente central de enfrente.

Horario: de lunes a sábado de 09:00h a 18:00h / domingos y festivos de 12:00h a 19:00h

Precio: 8€ adultos / 4€ estudiantes /niños hasta 10 años acceso gratuito

Palacio Belvedere

Continuamos la ruta de qué ver en Viena, día 2, y nos acercamos a ver de cerca otro de sus esplendorosos palacios: el Palacio Belvedere. ¡Otro gran imprescindible en Viena!

Este palacio tiene un gran encanto y es una auténtica obra de arte de estilo barroco conocida por toda Europa. En su día fue residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya. Cuenta con dos edificios, el Belvedere superior y el inferior.

Ambos palacios actualmente son una galería de arte, que si sois amantes del arte no debéis perderos. Por fuera estos edificios están unidos por un enorme jardín de estilo francés precioso. Tan solo para pasear por sus jardines y ver lo magnífico que es desde fuera, ya merece la pena acercarse hasta Belvedere.

Horario Belvedere Superior: de sábado a jueves de 09:00h a 18:00h y viernes de 09:00h a 21:00h

Horario Belvedere Inferior y Orangerie: de sábado a jueves de 10:00h a 18:00h y viernes de 10:00h a 21:00h

Precio: 22€ adultos / 19€ estudiantes y mayores de 65 años /menores de 18 años acceso gratuito

Parque de la ciudad - Stadtpark / Johann Strauss Monument

Ahora toca el turno de respirar aire puro y dejar atrás el casco de la ciudad, para dar un paseo por su parque o Stadpark. Allí encontraréis varias estatuas entre las que destaca la dedicada al compositor Johann Strauss. Una de las más fotografiadas de Viena.

Café Central

Regresamos a las calles más centrales y concurridas de Viena para ver su conocido Café Central. Uno no se puede ir de la ciudad austríaca sin conocer el encanto de sus míticos cafés y conocer la cultura del café vienés. El más conocido del casco antiguo por su situación es este. Allí se reunían importantes escritores y realizaban coloquios.

Lo mejor es sentarse en una de sus mesas, pedir un café o un trozo de tarta de su gran variedad repostera, y disfrutar del ambiente único de un sitio como este.

Casa de Mozart

Escondida en una callejuela justo detrás de la Catedral de Viena se encuentra la mismísima casa de Mozart en la ciudad. Si sois amantes de la música, seguramente querréis hacer una visita en su interior y no perderos ningún detalle de la vida del músico. Nosotros preferimos quedarnos con la vista desde fuera, pero creemos que si estáis por el centro de la ciudad, es curioso ver dónde vivió este genio.

Horario: de lunes a domingo de 10:00h a 18:00h

Precio: 7€ adultos / 5€ mayores de 65 y estudiantes hasta 27 años / menores de 19años acceso gratuito / entrada gratuita el primer domingo de cada mes

Würstelstand

Llega la hora de comer y en este segundo día recorriendo Viena, quisimos probar los que dicen que son los mejores wurst de la ciudad. Se encuentran en un puestecito callejero de comida rápida justo en freten de la Ópera de Viena y debajo del museo Albertina. Allí nos dirijimos sin pensarlo y nos pusimos a la cola. ¡En sitios así de ricos y baratos, siempre hay que hacer cola!

Nos pedimos una salchicha o wurst normal y después decidimos probar el de queso, siguiendo la recomendación del señor del chiringuito. ¡Nos los comimos muy a gusto porque estaban buenísimos! Si un día queréis comer por el casco histórico sin tener que pagar muchísimo, apuntaros este sitio porque merece la pena.

Y después de comer dos ricas salchichas, no podíamos seguir sin ponerle un toque dulce a este día. Para eso tenemos dos recomendaciones, dependiendo de los gustos y del presupuesto de cada uno, elegiréis uno u otro, o quién sabe quizás los dos.

Eissalon Tuchalanben - Heladería

Nos acercamos hasta una de las heladerías con más tradición de la ciudad, situadas cerca de la Iglesia de San Pedro. La heladería Eissalon Tuchalanben en la que podéis probar todo tipo de helados artesanos buenísimos.

Tarta Sacher

Y si sois más de tartas que de helados, no podéis iros de Viena sin probar el dulce más conocido internacionalmente: ¡la tarta Sacher! La famosa tarta de bizcocho de chocolate con una fina capa de mermelada por dentro nació en estas calles y concretamente en el Hotel Sacher. Si sois fans del dulce y no os importa daros un capricho para vuestro paladar, tenéis que hacer una parada aquí.

Siempre hay colas larguísimas para hacerse con una mesa en el interior del hotel. ¿Merece la pena la espera y el precio? Pues si somos sinceros creemos que no, nosotros probamos un trozo de tarta de la típica Sacher con un poco de nata, y creemos que el precio de 7,50€ es desorbitado y que no lo vale. Ahora sí, nosotros somos de los que no nos queríamos ir de Viena sin probarla.

Ankeruhr

Después de tanto comer, proseguimos nuestra ruta por qué ver en Viena, día 2. Ahora nos acercamos a ver el reloj más conocido de la ciudad: Ankeruhr. Es un enorme reloj muy curioso de 4 metros, que está construido en un puente que une dos edificios y cuenta con 12 figuras de cobre que van desfilando a lo largo de las horas. Las figuras son además doce personajes importantes de la ciudad como Marco Aurelio, Eugenio de Saboya, Joseph Haydin…

Lo mejor es que vayáis a alguna hora en punto para poder verlo sonar con su música y ver cómo pasan las figuras por su eje central. Seguimos el paseo por este lado de la ciudad y nos vamos hasta la estación de metro más próxima, ya que el siguiente punto a visitar en el mapa está alejado del centro.

La Iglesia de San Franciso de Asís -Trinitarierkirche zum Heiligen Franz von Assisi

Llega el turno de visitar una iglesia menos conocida, pero no por ello menos bonita. La Iglesia de San Francisco de Asís situada en un parque y muy cerca del río Danubio. Sus dimensiones y su arquitectura hacen de ella que merezca la pena la visita.

También podéis acercaros al río, dar una vuelta por el paseo de delante y ver las vistas de esta imponente iglesia desde el otro lado.

Prater - Parque de Atracciones de Viena

¡Qué mejor plan que terminar nuestra segunda jornada en qué ver en Viena, día 2, que pasándolo en grande en el parque de atracciones más famoso de Viena! ¿No suena genial? Pues si vosotros también sois amantes de volver a ser niños de nuevo o estáis visitando la ciudad con niños, creemos que esta es una visita imprescindible: el conocido por los vieneses como Prater.

Entrar es gratis, así que no tenéis excusa para no ir. Después ya dependerá de en las atracciones que os queráis montar o de los dulces que queráis comer mientras dure vuestro paseo. Es un recinto enorme, pero sino debéis perderos algo es su noria.

Su noria de más de 65 metros de altura, data de 1897 y se ha convertido en todo un símbolo vienés. Dicen que desde arriba se obtienen unas increíbles vistas panorámicas a toda la ciudad. ¡Seguro que sí! Pero si tenéis miedo a las alturas, siempre podéis quedaros con su vista desde abajo y disfrutar de su aire y estilo vintage.

Y con el sonido de las risas de mayores y pequeños, terminamos este segundo día descubriendo Viena. ¿Qué os ha parecido el itinerario de hoy? Sabemos que en dos días no se puede conocer, ni ver toda la ciudad, y menos una gran ciudad como Viena que tiene tanto. Pero creemos que sí disfrutamos de ella y vimos los sitios que a nosotros más nos llamaban la atención.

Mapa del itinerario de sitios qué ver en Viena día 2

Aquí abajo os dejamos un mapa con todos los sitios que visitamos durante nuestro segundo día recorriendo las calles de Viena.

Nosotros nos fuimos con muy buen sabor de boca de esta ciudad y creemos que es uno de estas grandes ciudades europeas que deben visitarse al menos una vez en la vida. ¡Esperamos que vosotros la disfrutéis tanto o más que nosotros! Acordaros que si tenéis alguna duda o comentario, dejadnos unas líneas más abajo y os responderemos en cuanto podamos.

Organiza tu viaje a Viena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 1 =