justwotravel-blog-viajes-espanol-logotipo

Qué hacer en Gili Trawangan

Hoy nos iremos de excursión a la vecina isla Trawangan. Y os contaremos todo lo qué hacer en Gili Trawangan, para que os sirva a la hora de preparar vuestro viaje.

¡Último día en las Gili, oh no! Amanecemos sin electricidad en toda la isla, en la madrugada se ha caído la luz y todavía no han conseguido solucionarlo. Estamos con los móviles y cámaras casi sin cargar, y obviamente sin wifi.

Nos vamos a desayunar y hablamos con varias personas que nos comentan que hoy volverá a hacer un día de mucho viento y que para nada es recomendable hacer snorkel ya que se forman remolinos en el agua que pueden llegar a ser peligrosos. Así que un día más descartamos por completo cumplir el sueño de ver tortugas… Parece que estas islas y su mar no nos quieren dejar verlas y teniendo en cuenta que mañana por la mañana ya nos vamos, vemos muy complicado el poder hacerlo realidad aquí en las Gili.

CONTENIDO DEL POST

Trayecto de Gili Air a Gili Trawangan

Al mal tiempo buena cara, así que planificamos irnos de excursión todo el día a una isla vecina y elegimos visitar Gili T, hablan muy bien de ella, así que vamos a descubrirla con nuestros propios ojos. Tras el desayuno nos vamos directos al puerto, a las 08:30H ya estamos allí para coger el primer public boat a Gili T, el que sale a las 09:00H de la mañana. Recomiendan siempre llegar con media hora de antelación ya que hay mucha gente que coge los barcos públicos para moverse entre islas.

Compramos nuestros tickets de ida y vuelta que cuestan 40k IDR cada viaje. Un total de 80k IDR (5,56 €). Tanta suerte que hemos venido pronto porque el puerto está llenísimo y es un tanto caótico; y además el barco sale 15 minutos antes de lo previsto. Y a las 09:00H ya estamos en Gili T. Perfecto, así tendremos más tiempo para conocerla.

Alquiler de bici en Gili Trawangan

Desde el primer momento ya percibimos que esta isla tiene mucho más turismo que su vecina Gili Air. ¡Vamos a ver qué sitios chulos descubrimos! Y como solo disponemos de una mañana para recorrerla, tenemos claro que la mejor opción para moverse por ella es alquilando una bicicleta. Andando por la calle principal del puerto a la derecha vamos preguntando en varios puestos el precio del alquiler de una bici para un día. Lo más barato que encontramos es 50k IDR (3,48 €).

Le Pirate, Gili T

Nos subimos a nuestras bicis y ponemos rumbo al norte de la isla. Conseguimos llegar a la punta de la isla dónde ya no podemos seguir más con la bicicleta porque empieza una gran playa de arena. Así que damos media vuelta y nos marcamos un nuevo rumbo. Destino: Le Pirate, ¿os suena? Es el hotel más cuco de toda Gili T, un sitio del que me enamoré nada más ver las fotos de una amiga que se había alojado allí en su viaje a Indonesia en marzo de este año. Un conjunto de mini casitas de madera blancas y azules que parecen de película.

¡Quería visitarlo! Así que lo ubicamos en el mapa, está situado en la zona noroeste y para acortar camino atravesamos la isla por el centro. Es fácil ubicarse y no perderse porque a penas hay calles. En poco tiempo llegamos al otro lado de la isla y a escasos minutos encontramos el hotelito. ¡Qué bonito es verlo en vivo, es tal cual nos lo habíamos imaginado! Está justo en frente de una playa completamente virgen y vacía, ¡toda para nosotros! Esto es el paraíso.

Vamos a tomar algo al bar de la piscina del hotel que tiene un ambiente guay con gente joven y con buena música de fondo. Y allí nos quedamos, con nuestras bebidas, bañándonos, tomando el sol que hoy aprieta mucho, y disfrutando de la vida. ¡Claro que sí!

Comida en Le Pirate, Gili T

Nuestro cuerpo ya está totalmente acostumbrado a este horario y como desayunamos tan pronto y no merendamos nada, nos entran ganas de comer pronto. En Le Pirate hay también restaurante y vemos la buena pinta que tienen los platos que sirven, así que porqué no aprovechamos y comemos aquí y después ya terminaremos de dar la vuelta a la isla. Y así lo hacemos. Comemos una súper hamburguer de pollo con patatas y un carpaccio de ternera. ¡Muy rico todo! La comida con correspondientes bebidas nos cuesta 128,7k IDR, unos 8€ aproximadamente por persona.

No nos podemos entretener mucho porque sobre las 15:00H ya tenemos que estar en el puerto para coger el barco público de vuelta a Gili Air, así que después de comer nos despedimos de Le Pirate que es sin duda el hotel con más encanto que hemos visto jamás, cogemos nuestras mochilas y nos subimos a nuestras bicis. Rumbo: sur de la isla volteándola por al lado del mar. En ningún momento perdemos de vista la playa. Esta zona de la isla es la más virgen y tranquila, prácticamente no nos cruzamos con nadie por el camino. Por aquí no se nota esta masificación de turistas de la que tanto se habla en Gili T.

Columpios en Gili Trawangan

En ese recorrido nos encontramos con millones de columpios en medio del mar. ¡Es el paraíso de los columpios! Vamos haciendo paradas y haciéndonos fotos en todos, ¡cuál más bonito! Hasta nos encontramos en frente de Pandawa Bar un columpio triple. Después nos paramos en el más famoso de esta isla, el que hay en frente de Ombak Sunset. Aquí hay columpios dobles e individuales. ¡Molan mucho!

Trayecto de Gili Trawangan a Gili Air

Seguimos nuestra divertida excursión en bici volteando la isla y llegando al sur uno empieza a notar esa masificación de la que antes hablábamos, hasta tal punto que casi no podíamos pasar entre la gente con las bicicletas. ¡Una locura! No me gustó nada ese lado de Gili T, para mi había demasiada gente. Me agobié un poco con la bicicleta por allí en medio, personas por todo, otras bicis y cidomos. ¡Pufff! ¡Un caos total! Hasta que por fin llegamos al sitio dónde tenemos que devolver las bicicletas. Las devolvemos en perfecto estado y vamos paseando y andando hasta el puerto, que está a tope de gente.

Hemos llegado pronto y mientras esperamos que anuncien la salida de nuestro bote a las 16:00H, hacemos tiempo allí sentados en un muro en frente de la playa y conversamos con un grupo de estudiantes de Lombok. Aquí la gente es súper simpática, agradable y tienen curiosidad por saber cosas nuestras. Y a mi como también me gusta conocer gente local, hablo con ellos encantada. Anuncian por megafonía la salida del barco a Gili Air y nos subimos de los primeros, el barco va a tope.

Parada en Gili Meno

Y de camino a Gili Air, hacemos parada en Gili Meno. El desembarque en esta isla se realiza en medio del mar literalmente. Al estar rodeada de coral y haber tan poca profundidad, la embarcación no se puede acercar más y se detiene a unos 50 metros de la orilla. La gente cargada con sus mochilas y maletas de ruedas tenía que ir andando por el mar con el agua hasta su cintura y con las maletas suspendidas en el aire. ¡Una escena que no tenía desperdicio sobre todo al ver las caras de las personas que tenían que bajar!

Tras el desembarco y embarco en Gili Meno, ponemos rumbo a Air. Cuando llegamos el día se ha puesto un poco feo, con bastantes nubes y muchísimo viento. En vista del éxito y de que es totalmente inviable sumergirse en el agua y disfrutar del fondo marino, nos vamos a disfrutar de la piscina del hotel.

Última cena en Gili Air

Por cierto, hay cambio de última hora y la empresa de la lancha con la que volvemos a Bali nos informa que se ha cancelado el transporte previsto para las 15:30H y que se adelanta a las 10:30H de la mañana, por lo que sobre las 09:00H tenemos que estar listos con las mochilas para irnos al puerto. Ohh! Nuestra última mañana en Gili Air se esfuma así de golpe, ¡una pena! Pero estas son las cosas impredecibles de los viajes, hay que adaptarse.

Baño en la piscina y sin darnos cuenta llega una nueva noche en este pequeño paraíso. Decidimos dejar medio hechas las mochilas y así mañana por la mañana no tendremos que ir con prisas ni madrugar tanto. Nos damos una buena ducha y nos vamos a pasear y a cenar. Nos paramos en una tiendecita que hay con cosas súper monas y no podemos resistirnos a comprar alguna cosita.

Como hoy es nuestra última noche, decidimos que queremos pasar nuestra última cena en Gili Air en el Scallywags de nuevo porque nos gustó muchísimo. En esta ocasión elijo un sandwich de salmón y Juanjo un taco fish. ¡Muy rico! Y el postre teníamos claro que nos lo íbamos a tomar en el Sunrise Gili Air Bar, no nos queremos ir sin probar la cheesecake que tanto nos han recomendado. Imposible irse de aquí con mejor sabor de boca, está realmente buena. Si os gusta la cheesecake, ¡apuntaros este sitio! Que por cierto, resulta que su chef es catalán y estuvimos hablando un rato con él.

Últimas horas en Islas Gili

Y paseando hasta llegar al hotel termina una nueva velada aquí y un poquito tristes. Como sabéis es nuestra última noche en Gili Air y mañana al final no podremos disfrutar más de la isla porque con el cambio de horario del barco tendremos que irnos a primera hora. Además cada vez vemos más cerca el final de este extraordinario viaje…

Nos quedan días contados para terminar esta aventura y poner rumbo de vuelta a casa. Qué rápido se pasan los días cuando uno está fuera de casa y disfrutando tanto conociendo un país tan rico como este. Ya nuestra mente empieza a pensar en todos los sitios en los que hemos estado, recordamos anécdotas, volvemos a ver fotos, hablamos en pasado de algo que todavía no ha terminado, pero que está a punto de hacerlo. En el próximo post os contaremos nuestro regreso por un último día a la isla de los Dioses, Bali.

4 comentarios

  1. Hola xicos !!!!! Soy Vanessa la chica que ha comentado en Instagram lo d Mallorca, he ido muchos veranos, pero este año hemos decidido hospedarnos en valldemosa y las calas d x allí no las conozco todavía, era x di mi podíais aconsejar calas, sitios para cenar o algún secretito de la isla… Muchas gracias!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cuatro =