Justwotravel
Diario de viaje Indonesia Indonesia

Indonesia, Dia 3: Yakarta – Yogyakarta

Empieza un nuevo día de nuestra aventura en Indonesia muy temprano. Si os habéis perdido la anterior entrada, día 1 y 2 de nuestro viaje, pinchad aquí y así os ponéis al día.

Como os contábamos, es 15 de agosto y a las 05:30H suena el despertador. Nos vestimos y bajamos a desayunar, porque a las 07:00H cogeremos el transfer para ir al aeropuerto. Recordaros que el transfer es gratuito para los huéspedes del hotel (FM7), para poder organizarlo con ellos hay que hablar con recepción y facilitarles el número de vuelo, el destino y la hora de salida del mismo. Y así lo hicimos. Habíamos leído que en Indonesia para vuelos locales recomendaban estar 2 horas antes en el aeropuerto, así que nosotros preferíamos no arriesgar y salir con tiempo. Nuestro vuelo salía a las 09:25H, por lo que el transfer de las 07:00H era el perfecto para no ir corriendo.

¡Y tanta suerte que somos precavidos! Resulta que el chófer nos deja en la terminal 3 y nosotros muy tranquilos cogemos nuestras mochilas y cuando vamos a entrar en la terminal le enseñamos los billetes al señor de la puerta y nos dice que no es allí, que tenemos que ir a la terminal 1C. ¡Os podéis imaginar nuestra cara al decirnos que no era allí! Reaccionamos rápido y pensamos: “pues cogemos un taxi y en un momento estamos en la otra terminal”. Pero justo nos damos cuenta de que el transfer que nos había llevado, todavía no se había ido. Así que empezamos a correr y cuando llegamos hasta él, le contamos lo ocurrido. Su cara también fue un poema e inmediatamente se ofreció a llevarnos sin ningún problema. Corriendo subimos mochilas otra vez y nos metemos en el coche. En 10 minutos estamos en la terminal 1C. ¡Uff! Llegamos a tiempo de facturar, tomar un café y pasar los controles. Este primer vuelo local lo hacemos con la compañía Batik Air.

img_7599img_6798

Aprovechamos y hacemos un breve paréntesis para comentaros el tema de vuelos internos en Indonesia. Cuando estábamos preparando todo el viaje, leímos en muchísimos blogs y foros que había muchos problemas a la hora de comprar los vuelos locales con una tarjeta de crédito europea. Al viajar con la familia, porque en el último momento se apuntaron a nuestro viaje mi padre, mi hermana pequeña y su madre; pues tampoco nos queríamos arriesgar a tener problemas con los vuelos. Así que decidimos comprarlos a través de come2indonesia, la empresa con la que íbamos a contratar el viaje en klotok en Borneo. Le dijimos los vuelos que necesitábamos y nos salía por el mismo precio que comprándolos a través de la web ticketindoensia.info, y además con transfer desde los aeropuertos a los hoteles. Y la verdad es que fue todo genial. No tuvimos durante el viaje ningún problema en tema vuelos, ni cancelaciones, ni grandes retrasos… A lo mejor fue suerte, pero nuestra experiencia con todas las compañías con las que volamos y los aviones que nos tocaron, fue muy buena.

IMG_7594.JPGimg_7603img_6800

Retomando nuestro diario viajero, el vuelo sale puntual y llegamos a Yogyakarta a la hora estimada. Recogemos el equipaje y a la salida nos espera el que será nuestro guía durante estos días: Wandy. Vamos directos al hotel y solo con ese recorrido confirmamos cómo es el tráfico aquí. ¡Caos total! A nosotros nos impactó porque era nuestra primer vez en el sudeste asiático. Como dice mi padre: “es un caos ordenado”. Porque lo mejor de todo es que entre ellos se entienden.

IMG_8411.JPGimg_8376IMG_8433.JPG

Nuestro hotel en las dos noches que pasaremos en Yogyakarta es el Novotel, situado a tan solo 20 minutos andando de la céntrica calle Malioboro. Dos noches en una habitación doble con desayuno incluido nos costó 90€. Hacemos el check in y nos despedimos de Wandy, porque él nos acompañará en la ruta de mañana para ver los templos de Borobudur y Prambanan. Y como es la hora de comer y el hambre aprieta, nos vamos a un pequeño centro comercial de al lado del hotel a comer unos ricos noodles. El plato de comida y la bebida nos costó en total 42,5k IDR = 2,90€/pax.

img_7609img_7611img_7614img_7616img_7615img_7608img_6816

Después de comer queríamos ir a conocer el centro de la ciudad y decidimos hacerlo en becak, ¡de la forma más tradicional! Como ya nos habían contado, en este país hay que regatear. Así que regateamos el precio del trayecto en becak y conseguimos que nos lo dejaran por 40k IDR (2,80€) ida y vuelta al hotel. Nosotros sólo queríamos ir a la calle Malioboro y volver andando, pero ellos insistían en hacernos sí o sí una ruta por varios puntos de la ciudad. Así que al final cedimos, ¡a ver dónde nos llevan! Nos subimos y como turistas que somos, empezamos el paseo súper emocionados, sin parar de hacer vídeos y fotos. Era algo muy extraño a la par que divertido verse en esa situación. Nosotros subidos en una bici de tres ruedas con un asiento y conducido e impulsado por un señor que nos llevaba a peso. Y si a esto le sumas unas calles repletas de motos y coches conduciendo hacia todas las direcciones, ¿es o no es una experiencia singular? Y en ese primer paseo ya nos dimos cuenta de la amabilidad y curiosidad de la gente de allí. Varias personas que iban en moto nos preguntaban de dónde éramos y cómo nos llamábamos. ¡Súper simpáticos!

img_8382DCIM101GOPROimg_8396DCIM101GOPROimg_8401DCIM101GOPROIMG_8429.JPG

La primera parada de la ruta en becak fue en una fábrica de Batik, las típicas telas del país fabricadas de forma totalmente artesanal. La verdad es que la visita estuvo muy bien, era una pequeña fábrica familiar y nos explicaron todos los pasos de la fabricación de estas telas. Cómo realizan el dibujo en el patrón, cómo las pintan con cera, les dan color, las tiñen, les quitan la cera en agua ardiendo y las ponen a secar. ¡Auténticas maravillas! Y de esas telas hacen todo tipo de ropa, complementos, incluso cuadros.

img_8418img_8427img_8428

La siguiente parada fue en una tienda de pinturas, dónde vimos cuadros de Batik y otros estilos de pintura autóctona. Y la última, en una fábrica de marionetas en la que nos enseñaron cómo fabrican a mano y de forma artesanal estas protagonistas del teatro típico del país. Recorrimos muchísimas calles y callejuelas de la ciudad, todas ellas llenas de banderas de Indonesia, porque en tan sólo dos días se celebraba el Día de la Independencia Indonesia.

img_8436img_8437img_8434

Por fin llegamos a la calle Malioboro, aunque a unos minutos de hacerse de noche, una pena porque casi no la disfrutamos con la luz del día. Es una calle muy larga toda llena de puestecitos de mercadillo y de tiendas a ambos lados. Estaban las tiendas una al lado de la otra, ¡nunca habíamos visto nada igual! Y aprovechamos para comprar varias cosas y poner en práctica el arte del regateo. Aunque al final siempre pensábamos que por mucho que regateáramos, pagábamos de más. O al menos esa era nuestra sensación.

img_8445img_8443img_8441img_8440IMG_6859.JPG

Al final de la calle, justo pasadas las vías del tren, nos estaban esperando nuestros amigos del becak para llevarnos de vuelta a hotel. Ya era de noche. De nuevo coches y motos por todo, adelantamientos temerarios, cruces sin mirar, ir en contra dirección, saltarse semáforos en rojo… Yo creo que al final uno ya se acaba acostumbrando a esto.

Llegamos al hotel y toca ducha, cena y a dormir. Aquí los días son largos, al levantarnos tan pronto y no parar en todo el día, cuando nos vamos a la cama caemos redondos. ¡Primera tarde en Jogya superada! Jogya, así es como llaman los locales a su ciudad. Mañana nos esperan los tan deseados templos, ¡será un gran día! ¡Buenas noches!

Sino queréis perderos las siguientes etapas de nuestra Ruta por Indonesia en 19 días, suscribiros a nuestro blog y recibiréis las notificaciones de nuevas entradas directamente a vuestro e-mail. Y recordad también que podéis seguirnos diariamente en Instagram, Facebook y Twitter.

You Might Also Like...

No Comments

    Deja un comentario