Justwotravel
Diario de viaje Indonesia Indonesia

Indonesia, Dia 5: Yogyakarta – Semarang – Tanjung Puting

Es 17 de agosto, Día Internacional de la Independencia de Indonesia. Son solo las 02:30H de la madrugada, no llevamos ni 4 horas durmiendo y ya tenemos que ponernos en pie de nuevo. Esto de madrugar ya se convierte en rutina… Levantarse, vestirse y coger todo porque hoy ya nos despedimos de Yogyakarta y nos vamos a la selva. Una gran aventura nos espera, ¡estamos emocionados!

Cuando estábamos organizando la ruta de nuestro viaje por Indonesia, teníamos clarísimo que Tanjung Puting y sus orangutanes iban a estar presentes en ella, costara lo que costara llegar hasta Borneo. Llegar hasta allí es perder un día de viaje completo, sumando horas de ida y de vuelta. Pero a nosotros eso no nos importaba. Desde Yogyakarta hay dos formas de ir hasta Pangkalan Bun: en avión haciendo escala en Yakarta, lo que supone pérdida de mucho tiempo en coger dos vuelos con su escala correspondiente. O la otra opción es hacer un trayecto en coche de unas 3 horas y media hasta Semarang y desde allí un vuelo directo a Pangkalan Bun de una hora de duración. Nosotros escogimos esta última. Nos parecía la más práctica. El precio de un vuelo de sólo ida desde Semarang (SRG) a Pangkalan Bun (PKN) tiene un precio aproximado de 40€/pax.

Así que a las 03:00H ya estamos listos. Hacemos el check out en el hotel y cargamos todo nuestro equipaje en la furgoneta. Y empieza de noche nuestro largo camino hasta Semarang. Intentamos dormir un poco o más bien descansar, porque dormir era un poco complicado. Eso sí, siempre mirando y observando todos los pueblos y paisajes diferentes por los que íbamos pasando. Poco a poco se hace de día y vemos el amanecer llegando ya a la ciudad de Semarang. Una ciudad que según nos cuenta Wandy tiene un poder adquisitivo alto, ya que es uno de los grandes puertos de la isla de Java, por tanto uno de sus enclaves comerciales más potentes. Aunque su aeropuerto es muy pequeño. Allí ya nos despedimos del que ha sido nuestro guía y acompañante en estos días por Yogyakarta. Agradeciéndole lo bien que se ha portado con nosotros y lo buena persona que es. Él nos ha demostrado cómo son aquí las personas, muy humanas y generosas. Si en vuestro viaje a Indonesia queréis un guía en español, no dudéis en escribirnos porque encantados os pasaremos el contacto.

G0144810.JPG

Family Serra con Wandy en Borobudur

Bueno, y allí estamos nosotros, dos horas antes en el aeropuerto de Semarang para coger nuestro vuelo a Pangkalan Bun que debía salir a las 08:25H de la mañana y que ayer cambiaron su salida 15 minutos antes. Pero la compañía Kalstar no abre el mostrador de facturación hasta las 07:00H de la mañana, por lo que nos toca esperar una hora allí en salidas en una zona que no hay ni bares, ni sitio dónde sentarse, solo el suelo. No entendíamos porqué nos hacían estar allí con tanta antelación, si igualmente no podíamos facturar… Allí con nosotros están esperando otros dos grupos de españoles, la verdad es que nos sorprende encontrarnos tantos compatriotas en un país tan lejano. Pero esto era sólo el principio, muchísimo más nos encontraríamos en medio de la selva. ¡Realmente sorprendente!

Ya es la hora y abren el mostrador de nuestra compañía. Sacamos las tarjetas de embarque sin problemas y con ellas nos regalan una bandera de Indonesia a cada uno para celebrar el día festivo en el que nos encontramos. ¡Un detalle precioso! Y además, la chica que nos atiende nos pide una foto con toda la familia. Así que a posar con nuestras mejores caras y click, ¡otra foto para el recuerdo! Acto seguido, nos disponemos a pasar el control de seguridad y nos paran. Hay un problema: el trípode.

A este viaje nos hemos traído un trípode pequeño que ha viajado con nosotros desde Palma en la mochila de mano sin ningún problema. Pero Semarang tiene unas normas diferentes a España, Alemania, Abu Dhabi, Yakarta y Yogyakarta… Así se lo intento explicar a la chica de seguridad y me dice que no puedo pasar con él, que tengo que volver para atrás. Hablo con nuestra compañía y me dicen que no podemos pasar con el trípode en la mochila de mano, que es inviable… A pesar de mis intentos de hacerles entender que nos es un arma, que es tan sólo un trípode, y que no había tenido ningún problema en pasarlo en otros cuatro países incluido el suyo, no lo consigo. Allí tienen sus normas y el jefe de seguridad me explica que no puedo viajar con él. Así que nos requisan el trípode y lo meten en un sobre marrón, lo identifican con mis datos y me aseguran que lo enviarán al aeropuerto de Pangkalan Bun. En ese momento me despido del trípode, convencida de que no lo recuperaríamos.

Después de esta pequeña anécdota, vuelvo a pasar el control de seguridad, esta vez sin problemas. Y para compensar, nos encontramos con un fantástico Starbucks, ¡bien! Porque hemos dormido muy poco, viajado varias horas en coche y estábamos sin desayunar. Nuestro cuerpo nos pedía un buen café y un buen croissant. Así que disfrutamos de nuestro súper desayuno, mientras esperamos que nos llamen para coger nuestro próximo avión. El vuelo sale puntual y en el momento en que toma altura, ¡nos quedamos dormidísimos! Estábamos agotados. El trayecto dura tan sólo 60 minutos  y llegamos al destino a la hora programada.

img_6804img_71221

Recogemos sin problema las mochilas, pero el trípode, como era de esperar, no ha llegado. Nos acercamos a la oficina de Kalstar y nos comentan que el trípode llegará a lo largo del día. Así que les pedimos que nos lo guarden un par de días, y así lo recogemos cuando volvamos para el próximo avión con destino Bali. Bueno, parece que a lo mejor lo recuperamos…

Y justo en la salida del aeropuerto nos espera el que será nuestro guía durante esta fantástica aventura por el Parque Nacional de Tanjung Puting: Kris. Un chico joven y muy simpático, que nada más llegar nos recibe con una gran sonrisa y con la historia de su vida. Cuando tenía tan solo 2 años su madre falleció y se tuvo que ir a vivir con su abuela, que vivía en el corazón de la selva. Allí se crió él, entre árboles, animales salvajes… Nos cuenta que él es hombre de la selva y que no sabe vivir en la ciudad. ¡Es como Mogly del Libro de la Selva! Fue ranger durante 9 años en el parque nacional y se conoce a la perfección y al dedillo esa selva, sus árboles, sus caminos, sus plantas, los animales salvajes que habitan en él y sobre todo sus criaturas más preciadas: los orangutanes. Nada más llegar ya tenemos la sensación de que hemos tenido una gran suerte al poder contar con este guía durante esta experiencia.

img_7115img_70971

Antes de seguir, queremos contaros con qué compañía contratamos esta parte del viaje. Hacer esta travesía en klotok no es algo que obviamente se pueda hacer por libre, así que cuando uno se pone a organizar el viaje, tiene que buscar entre las diferentes compañías que actualmente existen en Borneo para disfrutar de esta experiencia. Nosotros decidimos contratarla con la empresa come2indonesia, empresa recomendada en varios blogs de viajeros españoles, regentada por un canario (Norberto) y que está comprometida con el medio ambiente. Además es una empresa que cuenta con guías oficiales y autorizados por el parque, todos sus klotoks tienen baño occidental y generador para cargas las baterías, no utilizan plástico, por eso te regalan una botella de acero para rellenar con agua, además de regalar a cada cliente una botella de 100ML de champú y gel 100% ecológico y natural. Y contratando con ellos la aventura, destinarás 10€ a la recuperación del Parque Nacional de Tanjung Puting. La verdad es que nuestra experiencia con ellos fue perfecta.

img_7986

Mapa de Tanjung Puting National Park y sus estaciones

Nosotros contratamos el tour de 3 días y 2 noches que incluye:

  1. Alojamiento basado en Barco Klotok privado.
  2. Traslados aeropuerto – Klotok – aeropuerto.
  3. Traslados en tierra y río.
  4. Guía de habla inglesa.
  5. 2 días de permiso de la policía, rangers y del Parque Nacional.
  6. Tasas de cámara de foto o vídeo cámara.
  7. Agua, té, café, galletas y frutas tropicales.
  8. Alojamiento 2 noches en el barco.
  9. Capitán, asistente de capitán y cocinero.
  10. Todas las comidas: desayuno, almuerzo y cena servidos en el barco.
Los precios* varían según la cantidad de personas, obviamente cuantas más personas, más económico:
  • 1 persona: 442€/pax
  • 2 personas: 258€/pax
  • 3/4 personas: 217€/pax
  • 5/6 personas: 200€/pax
  • 7/8 personas: 187€/pax
  • 9/12 personas: 178€/pax

*Precios válidos hasta diciembre de 2016. 

Si estáis interesados en conocer un poco más esta empresa, os dejamos su página web www.come2indonesia.com, y su email de contacto: info@come2indonesia.com. También tienen Facebook , canal de Youtube e Instagram.

Y en menos de 10 minutos llegamos al puerto dónde nos espera un gran klotok, la que será nuestra casa durante 3 días y 2 noches. Subimos todas nuestras pertenencias y antes de partir, Kris nos enseña el barco. Tiene dos pisos, el piso de arriba dónde estamos los huéspedes, con una gran mesa y sillas dónde desayunaremos, comeremos y cenaremos. Una zona con colchones que ahora forman un par de sofás y que de noche son las camas. Y después está el piso de abajo dónde vive la familia del klotok, que suele estar formada por la mujer que es la que cocina, el marido que es el capitán y su hijo que suele ser el  ayudante. Además de la familia también viajan con nosotros el guía y en nuestro caso particular su ayudante, Anan. Ellos siempre hacen vida en el habitáculo de abajo, dónde también se encuentra el baño y la ducha. Obviamente el WC no tiene cisterna automática, por lo que nada más llegar, Kris nos explica que después de ir al baño siempre tenemos que tirar con un cazo  agua del río que hay dentro de un barreño. Bien, mejor no hablaremos de la higiene del baño…

img_8621img_7985img_7987img_5066img_8046

Y ya con todo listo, en marcha motores y ponemos rumbo al río Sekonyer. Kris nos explica que es el río por el que navegaremos durante estos días, en pleno corazón del parque natural de Tanjung Puting. Y como nuestro vuelo ha llegado pronto, hoy tendremos la suerte de poder hacer parada en la primera estación dónde dan de comer a los orangutanes a las 15:00H del medio día. ¡Genial, hoy podremos tener nuestro primer contacto con los orangutanes! Disfrutamos de nuestros primeros momentos navegando por la selva. Y en nada ya tenemos la comida lista y encima de la mesa. Aunque sea pronto, nosotros ya tenemos hambre, y comemos unos platos caseros deliciosos. Nos sirvieron pescado cocinado con una salsa tipo soja, un enorme bol de arroz blanco, un plato de verduras y otro con almendras fermentadas en salsa de soja. ¡Todo buenísimo! Ah y de postre un plato de sandía cortada.

img_8626img_8647img_8010img_8651img_7995img_8639

Y justo después de comer, ya llegamos a la primera estación: Tanjung Harapan, Orangutan Rehabilitation. Cogemos cámaras, gorras y llenamos de agua las cantinploras que nos han regalado. Para llegar hasta la plataforma dónde los rangers dan de comer a los orangutanes hay que hacer un pequeño trail de unos 20 minutos. Un trail muy sencillo. Y de camino, Kris nos explica cuáles son las normas del parque. Recalca en que está prohibido tocar a los orangutanes y que no nos podemos acercar a ellos a menos de 4 metros. Borneo y Sumatra son los dos únicos sitios del mundo en los que todavía viven orangutanes. En Sumatra viven en los árboles ya que conviven con tigres y por eso es muy extraño verlos en el suelo. Sin embargo, en Borneo viven mucho tiempo en la tierra, ya que en esta isla, una de las más grandes del sudeste asiático, no hay depredadores, y pueden sin peligro vivir en el suelo.

img_8041img_8652img_8657img_5070img_8661

Llegamos y vemos unos cuantos bancos hechos de troncos, mirando hacia una plataforma de madera. Ya hay varias personas sentadas, esperando que empiece el espectáculo. Y llegan los rangers con mochilas llenas de plátanos que vacían encima de la plataforma. Así como han llegado entre los árboles, se marchan. Escuchamos como emiten varios sonidos para llamar a los orangutanes. Y en nada, aparecen los primeros. Embobados nos quedamos todos. Observamos todo lo que hacen, cómo andan, cómo cogen un plátano, cómo se lo comen, como se relacionan entre ellos, cómo saltan de un árbol a otro… Los más graciosos son las mamis que llevan a sus pequeños bebés enganchados a su cuerpo. ¡Más tierno imposible! ¡Lo miramos todo con lupa! En silencio, sólo se oyen los disparos de las cámaras de todos los que estamos allí presentes. Que somos muchos, cosa que nos sorprendió. Y si os digo que más de la mitad éramos españoles, no estoy para nada exagerando.

img_8672img_8670img_8724img_8705img_8670img_8723img_8737img_8765

Estamos más de una hora mirando cómo llegan y se marchan orangutanes a comer plátanos. No paramos de hacer fotos y de grabar vídeos de todo lo que vemos. ¡Es una pasada y lo estamos viendo en vivo y en directo! Esta es la plataforma que está situada más lejos de los humanos. Mañana nos esperan otras dos estaciones, en las que podremos ver más de cerca a estas criaturas que ya nos han robado el corazón.

img_5164img_5194img_5144img_5228img_5096img_5237

Volvemos andando por la selva, hacia el punto del río dónde están los klotoks. El calor que hace en medio de la selva, en pleno agosto es asfixiante. La humedad es brutal. Llegamos al barco chorreando y con ganas de darnos una ducha y cambiarnos de ropa. Es poner un pie en el klotok y ya nos suben agua, Coca-Cola, una bandeja llena de mini plátanos y toallas heladas para refrescarnos. ¡Fantástico!

Después de una buena ducha, ya podemos relajarnos. Nos sentamos en la proa del barco a disfrutar de la belleza de navegar por la selva. Es una sensación increíble, algo único y súper recomendable. Kris nos enseña la cantidad de animales salvajes que hay. Todo tipo de aves y monos, en concreto en Borneo hay 9 especies diferentes. Vemos muchísimos monos narigudos, ¡son muy graciosos con su característica nariz! Y sin darnos cuenta, llega nuestra primera puesta de sol en Borneo. ¡Simplemente, espectacular!

img_5059img_5285img_8768img_5288img_8191img_8209

A las 18:00H de la tarde ya es de noche en la selva… Y con ella llega la hora de cenar. Un nuevo festín a base de comida típica indonesia. Gambas rebozadas, un guiso, arroz y verduras. ¡Sabrosísimo!

img_8216

Después de cenar, regresamos a la proa del barco y allí todos sentados, bajo la luz de la luna y simplemente escuchando los sonidos de la selva y el tuc-tuc del klotok, seguimos disfrutando de estos momentos únicos. Kris saca una linterna y nos ponemos a buscar monos en los árboles en plena oscuridad. Hasta que llegamos al punto del río dónde dormiremos esta noche. Un punto que resulta estar rodeado de árboles repletos de monos narigudos. En su compañía y escuchándoles de fondo, pasaremos nuestra primera noche en la selva. No sabemos qué hora es, imaginamos que pronto, pero ya estamos agotados. El día ha sido duro. Hemos amanecido a las 02:30H de la madrugada,  hemos hecho un viaje en coche de más de 3 horas, hemos cogido un vuelo desde Semarang hasta Borneo y hemos visitado el primer campamento del parque nacional. ¡Día más que completo!

img_8220

Kris y sus ayudantes nos preparan las camas e instalan todas las mosquiteras que nos cubrirán para que no nos piquen los mosquitos. Nosotros nos lavamos los dientes, cambiamos de ropa y cogemos nuestros sacos sábanas para meternos en nuestro cubículo. Emocionada estoy de pasar nuestra primera noche durmiendo en plena selva. Mañana nos esperan más orangutanes y momento tan increíbles como los vividos hasta ahora.

Sino queréis perderos las siguientes etapas de nuestra Ruta por Indonesia, suscribiros a nuestro blog y recibiréis las notificaciones de nuevas entradas directamente a vuestro e-mail. Y recordad que podéis seguirnos diariamente en Instagram y Facebook.

Si estáis pensando en viajar, que no se os olvide contratar vuestro seguro de viaje. Nosotros siempre lo hacemos con Iati Seguros, ¡el mejor seguro para viajeros! Y si lo contratáis a través de nuestro enlace conseguiréis un 5% de descuento.

banner_foto_766-x-73

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    María Callejeando
    septiembre 26, 2016 at 9:37 pm

    Ver orangutanes es una de las mejores experiencias que he vivido, eso si, los vinos en el borneo malayo que no solo son mas faciles de ver si no que es infinitamente mas barato, no obstante, si algún día vuelvo a Indonesia iré sin duda a Tajung Puting.

    Si te sirve de consuelo lo del tripode es más habitual de lo que parece. A mi me pasó en el aeropuerto de Santander. Hay muchos aeropuertos que no permiten el paso con tripode.

    Un saludo

    • Reply
      justwotravel
      octubre 2, 2016 at 6:22 pm

      Hola María! Es que es una experiencia increíble, nosotros lo vivimos con muchísima intensidad, pero no solo el ver orangutanes, sino toda la aventura de estar tres días y dos noches completas viviendas en un klotok que navega por la más auténtica selva de Borneo. Si vuelves a Indonesia tienes que vivirlo! Y nos apuntamos lo del Borneo malayo para cuando vayamos algún día a Malasia!

      Y sobre la historia del trípode lo que nos sorprendió fue que desde Palma cogimos muchísimos aviones con el trípode en la mochila de mano y no pasó nada! En todo el viaje solo nos pararon en Semarang. Pero ahora ya lo sabemos para futuros viajes.

      Gracias por leernos y comentarnos! Un abrazo desde Mallorca!

Deja un comentario