Justwotravel
Diario de viaje Indonesia Indonesia

Indonesia, Dia 14: Bali – Islas Gili

¡Empieza un nuevo día en el paraíso! Hoy a las 05:30H de la mañana, bien pronto, ya estamos en pie. Terminamos de recogerlo todo, cerramos mochilas y dejamos la que ha sido nuestra casa durante una semana completa en Ubud. Nos da mucha pena, pero lo que viene no es peor…

¡En unas horas nos vamos a las Islas Gili! Tres pequeñas islas situadas al noroeste de Lombok, prácticamente desiertas, sin motores, rodeadas de arena blanca, aguas turquesas, coral y perfectas para hacer snorkel y submarinismo. ¿A quién no le apetece visitarlas cuando te hablan tan bien de ellas? Cuando estábamos organizando el viaje, sabíamos que queríamos pasar nuestros últimos días en Indonesia allí, para disfrutar de la playa, del mar, del relax… Somos isleños y todo lo que sea vida en chanclas y rodeados de mar, ¡nos encanta!

Las Islas Gili están cogiendo mucho auge en los últimos años y cada una de ellas tiene su propia personalidad: está Trawangan que es la más grande, la más turística y fiestera, conocida como GiliT; Meno, la más virgen y tranquila, y finalmente está Air, la más lugareña y perfecta para hacer snorkel con tortugas marinas. Nosotros elegimos pasar nuestra estancia en Gili Air, luego os contamos más.

A las 06:00H en punto ya estamos listos en el lobby del hotel para que nos recoja el transfer de la empresa con la que hemos contratado nuestro viaje en lancha rápida hasta Gili Air. El precio de un trayecto de Bali hasta Gili es de 690k IDR (48€) y de dos trayectos (ida y vuelta) 1.260k IDR (87€). Os dejamos el enlace directo de la web de la empresa con la que contratamos nuestra lancha hasta Gili Air, para que podáis consultar precios, horarios de salida y demás condiciones: Gili Gili Fast Boat.

El transfer se retrasa y no viene a recogernos hasta las 07:15H. Por delante nos queda un largo camino hasta llegar a Padang Bai, el puerto desde dónde salen la mayoría de lanchas que llevan a los turistas hasta las Gili. Llegamos sobre las 08:45H, con tan solo 15 minutos de antelación, y vamos directos a la oficina de la empresa en la que enseñamos nuestros tickets que nos cambian por unas pulseras identificativas de la isla a la que vamos.

IMG_7464.JPG

La nuestra es blanca y pone AIR. Nos fijamos bien que a nuestras mochilas les pusieran la misma pulsera. Un consejo, no perdáis de vista la mochila hasta que esté subida en vuestra lancha, porque es muy fácil que se equivoquen y la metan en otra. Esperamos en el puerto hasta que llega la lancha y es la hora de embarcar. Todo listo y salimos con media hora de retraso de Padang Bai, sobre las 09:30H.

img_7466

Por delante nos queda aproximadamente una hora y media hasta Gili Air, con parada previa y corta en Lombok. Creía que la lancha sería más grande, pero es una embarcación pequeña, toda tapada y en la que vas cómodamente sentado durante todo el trayecto. Pero hay un fallo, que las ventanas están muy arriba y no tienes ningún tipo de visión al exterior durante todo el trayecto, lo que hace que la gente que tiene facilidad en marearse, se maree aún más. Si es vuestro caso, mejor prevenir y tomarse una biodramina una media hora antes de salir. Nosotros para la ida tuvimos un día fantástico, el mar estaba en calma, así que tuvimos una muy buena travesía. En la lancha te regalan un bollo y una botella de agua, a modo de merienda. Ya estamos llegando a Lombok y a nuestra izquierda podemos ver las tres islas, es muy fácil diferenciarlas, están cerquísima la una de la otra y son realmente minúsculas. ¡Qué ganas tenemos de pisar este pequeño paraíso indonesio!

Tras una breve parada en Lombok en la que se bajan algunos pasajeros y suben otros; por fin llegamos a nuestro destino final: Gili Air. Lo mejor de todo es que la lancha no te deja en un puerto, sino que se acerca hasta la orilla y te deja encima de la arena. Así que si tenías en mente viajar a Indonesia con maleta de ruedas, olvídate, porque si te haces parada en las Gili, no hay nada más incómodo y antinatural que una maleta de ruedas en estas islas. ¡Os lo aseguramos! ¡Viajar con mochila es lo más cómodo en viajes como estos!

img_9252

Como ya os habíamos adelantado, en estas islas no conocen los vehículos a motor por lo que los únicos medios de transporte para moverse en ellas son: las bicicletas o los cidomos, un carrito pequeño con ruedas estirado por un pequeño poni. Si el hotel no está muy lejos, también podéis ir andando, allí las distancias no son muy grandes, pero el calor es agobiante. Y en esos escasos 10 minutos que tardamos en llegar, ya nos dimos cuenta de cómo era esta isla y nos encantó.

Llegamos al hotel, el Turtle Beach, situado en la parte este de la isla. Es un pequeño hotel con una piscina central y bungalows alrededor. Los bungalows son todos de madera con una gran cama tipo dosel dentro, un altillo y un baño al aire libre, que a nosotros nos encantó. El precio era de unos 60€ por noche, con desayuno incluido. Hay que decir que hay muchos hoteles en la isla, pero cuando mirábamos alojamiento para los 5, muchos ya estaban completos, así que tuvimos una difícil elección, porque tampoco nos queríamos gastar mucho dinero en el alojamiento.

img_7471

Comemos algo en el mismo restaurante del hotel, el cual no recomendamos para nada tras haberlo probado, y decidimos que no queremos perder el tiempo, vamos a recorrer esta tarde la isla.

¿Cómo lo haremos? ¿Caminando? ¿En bicicleta? Vamos a dar una vuelta por la calle principal de Gili Air, en la que está situada nuestro hotel, y por el camino vamos preguntando en varios sitios el precio del alquiler de una bicicleta por un día. Así vamos viendo y comparando, y paseando descubrimos un chiringo muy chulo dónde hacen los mejores crepes de la isla. Y como la comida ha sido un poco fracaso, ¡nos merecemos un buen postre! Nos tomamos un delicioso crepe de chocolate sentados en un palafito de madera y disfrutando de las vistas que tenemos a Lombok. Y ahora sí, con buen sabor de boca, vamos a alquilar una bici y a conocer Gili Air.

img_7474

Negociamos 40k IDR (2,78) por tener 24h una bici, hemos leído que es la mejor forma de recorrer la isla, así que nosotros encantados con nuestro negocio. Empieza nuestra excursión hacia el norte de la isla, la recorreremos en sentido contrario de las agujas del reloj. Sólo hay una calle, así que es imposible perderse. Por el camino todo el tiempo te encuentras con restaurantes de madera y pequeños hoteles, a cuál más bonito y casi en ningún momento pierdes de vista el mar. ¡Una maravilla! Pero cuando llegamos casi a la punta noreste de la isla nos encontramos con la dura realidad: hay trozos de la isla con mucha arena en la que es muy complicado circular en bicicleta… Esos momentos se hacen especialmente duros cuando el sol aprieta fuerte. Obtamos, o al menos yo, por ir andando y arrastrando la bicicleta. Desde el noreste hasta el noroeste de la isla, es prácticamente todo el terreno así.

img_9282

Y muertos de calor, sudados y agotados, llegamos a los chiringuitos/bares más cool conocidos por ser el sunsrise point de Gili Air. Nos merecemos un descanso, así que aparcamos las bicis y decidimos tomarnos algo en el Mowies. Un bar ideal con sillas y mesas de madera, además de millones de puffs y hamacas en frente del mar. Vemos la carta y nos pedimos unos ricos zumos de fruta caseros: uno de piña, lima y mango, y otro de fresas, lima y mango. ¡Deliciosos! Estaban de muerte y fresquitos, lo que necesitábamos para reponer fuerzas.img_7497

img_9308

Ese sitio nos encanta, su ambiente, su playa, sus vistas… ¡Esto es vida! Creo que es el primer momento de todo el viaje que podemos relajarnos de verdad, no mirar el reloj y poder disfrutar simplemente de no hacer nada en especial. Y como estamos tan a gusto, no nos damos cuenta y se hace de noche. Pero no nos importa porque realmente este es el mejor punto de la isla para ver la puesta de sol. Desde allí se ve Gili Meno y Gili Trawangan, y de fondo Bali y alguno de sus volcanes. ¡Una imagen digna de postal!

Además nos hacemos fotos en unas hamacas sobre el mar y un columpio de madera ideal ¡Wow! Estas fotos sí que son para enmarcar, no queremos que se vaya el sol, porque el momento es realmente increíble.

IMG_9330.JPG

img_9345

Habíamos leído y visto fotografías sobre estos atardeceres en las Gili, pero vivirlo en vivo y en directo es cien mil veces mejor. Y con estas imágenes en nuestra retina, nos subimos a las bicis y seguimos dando la vuelta a la isla, todavía nos queda un buen trozo hasta llegar al hotel. Cuando llegamos, nos vamos directos a la piscina y después nos bañamos en nuestra súper ducha salvaje al aire libre. ¡Tras estos baños uno se queda como nuevo! Nos vestimos y nos vamos a cenar, ¡nuestra primera cena en Gili Air! Vamos a ver qué nos ofrece esta isla por la noche, queremos que nos sorprenda.

En la calle principal dirección al puerto nos encontramos con una gran variedad de restaurantes delante del mar y vemos en medio del camino un expositor de pescado, marisco, pinchos de carne… Es un bufete de BBQ, escoges lo que quieras del expositor y te lo hacen al momento a la plancha, acompañados de arroz o patatas, además de otro mini bufete de ensaladas, también incluido en el precio. La propuesta nos parece ideal, así que nos quedamos. Es el restaurante Sunrise Gili Air, el de la famosa puerta azul al paraíso. Nos dan una mesa encima de la playa, todo muy romántico, con velas y lamparitas. ¡Ideal! Cenamos de maravilla, estaba todo buenísimo. Mi elección fue un calamar a la plancha con una patata asada, y la de Juanjo un pincho de pollo con patatas. Os recomendamos este restaurante para comer o cenar algún día.

img_9352

Y después un paseo hasta el hotel y a la cama prontito. Así son los días en este mini paraíso, pasear, ir en bici, caminar con chanclas, ir en bikini casi todo el día, comer, descansar, reflexionar, ver atardeceres de película y disfrutar de la vida. Solo llevamos medio día aquí y ya podemos decir que nos encanta esta pequeña islita, ¡es genial! Hemos acertado totalmente en elegir pasar nuestros últimos días del viaje aquí. Y para mañana tenemos un único plan en mente: hacer snorkel e ir en busca de esas tortugas marinas que tanto deseamos ver.

¡Ojalá cumplamos nuestro sueño! En el próximo post os lo contaremos.


Sino queréis perderos las siguientes etapas de nuestra Ruta por Indonesia, suscribiros a nuestro blog y recibiréis las notificaciones de nuevas entradas directamente a vuestro e-mail. Y recordad que podéis seguirnos diariamente en Instagram y Facebook.

Y si estáis pensando en viajar, que no se os olvide contratar vuestro seguro de viaje. Nosotros siempre lo hacemos con Iati Seguros, ¡el mejor seguro para viajeros! Además si lo hacéis a través de nuestro enlace conseguiréis un 5% de descuento.

¿Queréis vivir vuestra primera experiencia Airbnb? Pues también tenemos un descuento de 30€ para vuestra primera reserva. Para conseguirlo tan solo tenéis que hacer click en este  link. Nuestra experiencia con ellos en un precioso apartamento en Los Angeles y en San Francisco fue realmente buena. ¡Os lo recomendamos!

 

You Might Also Like...

No Comments

    Deja un comentario